En este artículo quiero hablarte de 3 obstáculos con los que es posible que te hayas topado en más de una ocasión, los cuales echan a perder tu motivación con respecto a la mejora de tu alimentación.

Hace tiempo que quieres aprender a comer, quieres mejorar tu alimentación y equilibrar tu peso, has tomado consciencia de lo importante que es la alimentación para tu salud y tu vida, y decides intentarlo una vez más. Tu motivación está por las nubes y ya te ves llegando a la meta victoriosa.

Realmente ese sería el inicio perfecto, una persona motivada, visualizándose consiguiendo sus objetivos y poniéndose manos a la obra para alcanzarlos. ¿qué impide entonces que lo consiga?. Desde luego las causas son tantas como personas, cada individuo tiene su situación personal y generalizar se hace complicado. Sin embargo hay 3 obstáculos que suelen ser comunes a todas ellas.

 

   1. CAER EN LA TRAMPA DE LA DIETA DE MODA

Sabes que en cómo te alimentas, en qué comes, está la llave que te permitirá recuperar el equilibrio de tu peso, pero no sabes muy bien cómo hacerlo por tu cuenta. Un recurso que siempre está a mano es la dieta de moda, ese plan mágico de unos días que promete quitarte de un plumazo esos kilos de más.

Te prometen resultados rápidos y eficaces, que es precisamente lo que buscas. Así que te pones manos a la obra y la sigues a pies juntillas. Al principio todo marcha estupendamente, pero como suele haber bastante restricciones en cuanto a alimentos y cantidades, al poco empiezas a tensarte y a pensar en todo eso que estás deseando comer de nuevo.

Y es lógico, tu cuerpo no está obteniendo suficientes nutrientes y te demanda más, y además tu mente te grita cada vez más fuerte que le des eso a lo que estás acostumbrada.  ¿y qué es lo que termina pasando? que o bien no terminas el plan, o bien cuando lo acabas vuelves de nuevo a tus hábitos y a recuperar incluso más de lo que habías perdido.

Y entonces llegan los sentimientos de culpa, de no puedo, de no sirvo para esto, de será que mi cuerpo es así.

 

¿cómo puedes entonces conseguir lo que quieres?

 

Siendo consciente de si lo que comes te nutre, o sólo lo ingieres y tu cuerpo prácticamente ni lo aprovecha. Aprendiendo a comer aquello que provee a tu organismo lo que necesita, de una forma eficiente y limpia. Aprendiendo nuevos hábitos de alimentación, y experimentándolos, para que poco a poco, tu cuerpo y tu mente vayan tomando nueva forma y consigas por fin, dejar de depender de alimentos dañinos para tu cuerpo y por supuesto para tu peso.

Para eso puedes seguir a expertos en el tema, leer libros, ver vídeos, que te permitan tomar conciencia del por qué, o buscar ayuda. Y algo muy importante, escuchando tu cuerpo. Porque a la teoría siempre debe seguirle la práctica, la experiencia propia, y saber discernir entre lo que le va bien a tu cuerpo y lo que no. Y no me refiero a si pierdes más o menos kilos, sino a cómo te sientes. Cómo está tu energía, tu pelo, tus uñas, tu estómago, tu piel…en definitiva cómo repercute en tu cuerpo.

En la sección gratis tienes un recurso en pdf donde te hablo precisamente de esto. Si entras AQUÍ y te registras recibes el pdf en tu correo.

 

2. NO VER LOS RESULTADOS RÁPIDAMENTE

Es muy común tirar la toalla cuando no vemos resultados en un tiempo que nosotros hemos decidido, que hemos establecido como el adecuado para haber avanzado en nuestros objetivos. Y ahí está la clave, que nosotros hemos decidido.

Es decir, que llevamos no sé el tiempo comiendo de una forma determinada, años, y pretendemos que en un par de semanas a lo sumo, nuestro cuerpo se reequilibre y sea perfecto y maravilloso. ¿En serio?.

Dejando de lado la parte racional que te acabo de plantear, en el juego de la impaciencia aparece la gratificación instantánea. ¿Recuerdas cuando eras pequeña, y cuando te enfadabas o estabas aburrida te daban un helado o unas chucherías para contentarte?. Incluso es muy posible, casi seguro, que si eres madre (o padre) lo hayas hecho con tus hijos. Aparecía una emoción desagradable y entonces llegaba rápidamente la gratificación, para apaciguarla.

Y ahí tienes la falta de paciencia, el querer que todo sea ya, que todo sea como queremos y rápido, porque si no tiramos la toalla y determinamos que eso no funciona.

En la vida todo tiene un tiempo, un proceso, todo llega a su momento. Tu trabajo es dar los pasos correctos hacia tu objetivo, tomar conciencia de los obstáculos que irán apareciendo y gestionarlos de una forma racional y apropiada.

 

3. FALTA DE TIEMPO

Es habitual que sólo un miembro de la familia tenga la inquietud de comer mejor, de perder peso, lo que supone que muchas veces las comidas sean diferentes al resto de miembros de la casa. Eso implica preparaciones diferentes, comprar ingredientes diferentes de los acostumbrados y una voluntad que a priori se dice tiene que ser de hierro.

Puede que estés pensando que este obstáculo es insalvable, que el día a día, la rutina diaria es de vértigo, en este sistema que nos hemos montado, de idas y venidas, trabajo, familia, etc. Y bueno en parte te doy la razón, es un rompecabezas cada vez más estresante que deja poco espacio para uno mismo y sus necesidades vitales.

Además, que tu quieras mejorar tu alimentación no significa que los demás tengan que seguirte, aun cuando fuera lo ideal y todo el mundo mejorara su salud, puede que los demás no estén en tu mismo camino, y claro eso no ayuda nada.

Pero siento decirte que tu salud y tu bienestar sólo dependen de ti, y que enfocarte en los demás, sólo es una excusa para mantenerte donde estás. Toma consciencia de que aquellos pasos que no das en pro de tu salud y bienestar no son problema de nadie más que de ti mismo, es tu responsabilidad hacia ti, la persona más importante de tu vida.

 

¿Eres tú la persona más importante en tu vida?

¿Te pasas la vida ocupándote sólo de los demás?

¿Dedicas tiempo a tu espacio personal?

 

Es indispensable cuidar de ti misma, y eso implica reservarte momentos del día para ti, tanto para las acciones como para los pensamientos. Cuando descuidas tu espacio personal vas desapareciendo poco a poco, y no eres capaz de dedicarte ni una pizca de energía, porque sencillamente has dejado de verte.

 

 

Como ves, la mejora de tu alimentación es un camino de mejora personal, pues te permite tomar consciencia de qué aspectos debes trabajar en ti. Empezar este camino es una oportunidad de mejorar personalmente, y no sólo en el aspecto físico, que también, sino en el emocional. Es un trabajo de autoconocimiento a medio plazo que te aporta salud.

La buena noticia es que una vez tomas la decisión, abres tu mente, y te pones manos a la obra, los buenos resultados son inevitables.

 

 

Si te ha gustado y no quieres perderte nada de lo que publico regístrate! Es gratis, es sólo un momento, recibirás información útil por mail y nos mantendremos en contacto.
Deja tus comentarios aquí abajo, me encantará leerte!
Comparte si crees que le puede ser útil a alguien de tu entorno.
Gracias por estar ahí!
Feliz Día!

Pin It on Pinterest

Shares
Share This