RETO 365 RECETAS SANAS Y NATURALES

Cada día aquí en el blog, encuentra una receta sana y natural para mejorar tu alimentación.

Hola compañera(o) de reto, ¿cómo estás hoy? (espero no estar hablando sola, jajaja).

Hoy me he dado cuenta de una cosa, mi cabeza ha hecho un “click” con algo que quizá no sea ningún descubrimiento para ti, pero que para mi ha tomado un significado diferente.

Sin objetivo no hay motivación.

Verás, hace tiempo que quiero madrugar por las mañanas para aprovechar mejor el tiempo, y no ir siempre con la lengua fuera, mirando el reloj y con un “vaaa!” siempre en la boca.

En otro momento de mi vida conseguí levantarme temprano, a las 6 de la mañana, y la verdad es que realmente me iba bien y podía empezar mi día de una forma diferente, más tranquila.

Sin embargo, no recuerdo por qué, volví a las andadas al poco, y pude  ver la diferencia entre empezar tranquila, sentirme bien conmigo misma, y ir con el tiempo medido, agobiada, y ya con el estrés encima.

Te cuento esto porque cuando me di cuenta de que no había conseguido fijar el hábito de levantarme temprano, me sentí frustrada e incompetente. Esa sensación de frustración puede llevarte a pensar que no eres capaz, o que eso que te has propuesto no es posible llevarlo a cabo. Y tiras la toalla.

El para qué, es el que da sentido a todo tu esfuerzo y el que te mantiene

en el camino que te lleva a alcanzar tus objetivos. Cuando tienes un

para qué con sentido vital y tomas compromiso contigo misma, es

cuando te sientes con fuerza y motivación para continuar.

 

Cuando empecé este reto, empecé a madrugar de nuevo. LLevo 31 días levantándome a las 6 de la mañana, y hoy casi flaqueo de nuevo. Empieza a cambiar el tiempo, está algo más oscuro, llevo unos días más cansada, y esta mañana he remoloneado en la cama.

¿Sabes qué me ha hecho levantarme hoy? La razón por la que empecé de nuevo a madrugar. Tengo unos objetivos que son vitales para mi, y he entendido que para alcanzarlos una de las claves está en madrugar, y eso ha hecho que me levantara y siguiera con mi propósito.

Y es por eso que es tan importante tener objetivos en la vida, metas, deseos, para que sean el motor de tu vida y te den la fuerza suficiente para saltar las vallas que irás encontrando en el camino, para alcanzarlos.

La naturaleza de los mismos es la que tú decidas, eso sí, que estén alineados con quien tú eres, con tus valores y con la vida que quieras vivir. Todo eso será lo que te mantenga firme, porque además disfrutarás del camino y te sentirás VIVA.

La receta de hoy también forma parte de un “para qué”, y está algo improvisada la verdad, me inspiró una foto que vi el otro día, y con los ingredientes que tenía pues ale a crear (posiblemente esta receta no sea algo exótico, pero te puedo asegurar que la he disfrutado un montón, anímate y me cuentas).

 

FAJITAS DE LECHUGA CON ALUBIAS

Para dos personas:

4 hojas grandes de lechuga

1 tarro de alubias cocidas ecólogicas

4 tomates

1 pimiento rojo

1 pepino grande

Uno de los componentes de la receta es una salsa verde que lleva mantequilla de almendras, y es que he querido aprovechar la que elaboré ayer (aquí puedes ver la receta de ayer con mantequilla de almendras) y ver de qué otras formas la podía comer. Pero eso te lo cuento mañana, ¿vale?.

¿Qué tal si te animas, al menos a probar una receta a la semana?

No me digas que no te lo pongo fácil!?

 

Es una propuesta muy sencilla. Sin embargo no tienes por qué quedarte en eso, puedes probar todas las que quieras. Yo por mi parte una vez por semana te enviaré un resumen de las recetas de la semana. Pero para eso debes haberte inscrito en la newsletter, ¿lo has hecho ya? ¿A qué esperas? Hazlo ya!

 

Al terminar esta publicación verás un formulario de suscripción, utilízalo, introduce los datos y listo.

 Déjame tus comentarios aquí abajo, me gustará saber de ti.

Bueno, realmente espero que todo lo que vaya compartiendo contigo sea útil para ti.

Nos vemos mañana!

Con amor, Eva.

0 comentarios

Pin It on Pinterest

Shares
Share This